Festival de Cine Francés se inaugura en La Habana

Noticia

La decimoctava edición del Festival de Cine Francés en La Habana quedaó inaugurada la noche del jueves en la sala oscura del cine Charles Chaplin, con la presentación del filme Timbuktu, del cineasta Abderrahmane Sissako.

 

timbuktu-2.jpg

 

Parte de la delegación francesa que participará en el Festival fue presentada en conferencia de prensa, la cual estuvo guiada por los creadores y organizadores del evento Christophe Barratier y Nouredine Essadi.

A la misma asistieron, entre otros invitados, el presidente del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), Roberto Smith; su homóloga francesa, Fréderique Bredin, presidenta del Centro Nacional del Cine (CNC); y el Embajador de Francia en Cuba, Jean-Marie Bruno.

“Desde su comienzo hace 18 años, este festival de cine ha sido una manera más de fortalecer las relaciones entre Cuba y Francia. Estamos muy felices de poder celebrar una edición más”, comentó Barratier.  

Por su parte, Fréderique Bredin se refirió al importante acuerdo, firmado al finalizar la conferencia, entre el ICAIC y el CNC, destinado a fortalecer los vínculos entre las cinematografías cubana y gala. Los tres puntos principales del mismo radican en un convenio de producción franco-cubano para el próximo año, con el fin de desarrollar los intercambios artísticos y técnicos entre ambas naciones; la restauración de varios filmes, el primero de los cuales será El otro Cristóbal (1962), de Armand Gatti, ejemplo de colaboración entre técnicos cinematográficos cubanos y franceses; y la digitalización del cine La Rampa, seleccionado, entre otras razones, por haber sido testigo de la presentación de importantes filmes de realizadores europeos y encontrarse en un sitio privilegiado de La Habana.

Respecto a este último punto, Bredin especificó que es la primera vez que el CNC participará en la digitalización de una sala de cine que no pertenece a la red diplomática francesa, hecho que le satisface ocurra en la Isla.

 

costa-gavras2.jpg

 

El reconocido cineasta Costa-Gavras, también presidente de la Cinemateca de Francia, confesó sentir gran admiración hacia Cuba por erigir, inmediatamente después del triunfo de la Revolución, una cinematografía excepcional; y ratificó el placer de haber contado con la amistad de figuras como Alfredo Guevara y Gabriel García Márquez.  

Asimismo, el director de Z (1969), expresó su respeto por la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, en la cual impartirá una clase magistral el lunes 4 de mayo, a las 2:00 p.m., en la sala Glauber Rocha.  

Dos de los directores que integran la delegación, Laurent Cantet y Jean-Paul Salomé, también hicieron partícipe al público de su satisfacción por encontrarse en Cuba. Ambos presentarán en este Festival sus películas Regreso a Ítaca y Hacerse el muerto, respectivamente.  

“Estoy muy feliz por haber podido realizar Regreso a Ítaca con actores cubanos, y también por estar de nuevo en este Festival, el cual me ha permitido constatar el amor de los cubanos por el cine”, declaró Cantet.

Salomé, por su parte, comentó estar ansioso por ver la reacción del público ante Hacerse el muerto, y su aspiración de que se haga en el mundo un cine diferente al estadounidense, lleno de héroes estereotipados.

Al finalizar la conferencia, Barratie expresó su anhelo de lograr que este Festival contribuya a estrechar aún más las relaciones culturales entre Cuba y Francia, naciones que comparten, entre otras pasiones, aquella por el séptimo arte.  

Esperemos, entonces, que el Festival de Cine Francés transcurra con éxito y sirva para reforzar los vínculos que se remontan a 1897 cuando Gabriel Veyre introdujo en Cuba ese aparato que, con el tiempo, revolucionaría el mundo del arte y la cultura con su universo de imágenes en movimiento. 

(30/04-06/05/2015)