Más que ver una película. Cine Cubano en Frankfurt

Reportaje

Autores: 

“Mostrar otras películas de otra manera” es desde sus inicios el lema de los tradicionales cines comunales (KoKis) en Alemania, en contraposición a los cines comerciales, cuyo objetivo es el puro entretenimiento y no una formación cultural integral, estética, humana. La primera sala de cine comunal de Alemania abrió sus puertas en 1972 en Frankfurt am Main, aunque, precursores ya había cinco décadas antes.

publico-entrando.jpg

Mientras los cines comerciales alemanes proyectan filmes doblados, el cine comunal permite disfrutar del sonido original de toda esa cinematografía existente que no entra en el mainstream del cine cómodo: sea africana, latinoamericana, europea o asiática. Pero además, invitan con frecuencia a los directores, actores u otros profesionales. De esta manera se vive la película más allá de la pantalla, y la participación del público, por lo general pasivo, contribuye a un activo diálogo con el artista invitado. He aquí algunas de las claves que proponen los KoKis para mantener el cine como un lugar de evento cultural.

Y este es el caso del Filmforum-Höchst en Frankfurt/Main, cuya programación muestra una continuidad de ciclos fílmicos sobre temas especiales y de festivales sobre ese denominado “cine mundial”, como el Africa Alive, el festival de cine brasileño, venezolano o turco. Junto a ellos está el festival de cine cubano Cuba im Film, que ha presentado a lo largo de sus veinte años de existencia la evolución cinematográfica de Cuba, siempre bajo el principio de equilibrar entretenimiento y formación cultural. ¡Y ello con éxito! Por eso del 7 al 16 de mayo próximo celebrarán el Filmforum-Höchst, el Grupo Cuba y la Casa del Tercer Mundo Frankfurt, la vigésima edición de su Cuba im Film.

“Después de veinte años podemos constatar que nuestro público ha podido desarrollar una mejor comprensión en lo que al arte cinematográfico cubano respecta. Esto se nota sobre todo en las charlas con los invitados, en las cuales ya no predominan preguntas puramente políticas, que, justo es decirlo, muchas veces transportaban puros clichés. Hoy día hay más interés en el filme como obra, en la misma producción cinematográfica y la situación sobre hacer cine”, opina el director del cine Filmforum-Höchst, Klaus-Peter Roth.

Pero ¿cómo nació la idea de hacer un festival de cine cubano en Frankfurt am Main? Kurt Bovensiepen, uno de los fundadores de Cuba im Film, refiere que a principios de los 90, “nos llamaron la atención películas cubanas que los distribuidores alemanes ofrecían dobladas o subtítuladas. Nos encantaron La muerte de un burócrata, de Tomás Gutiérrez Alea; el corto animado El bohío, de Mario Rivas; y los documentales de Santiago Álvarez. En diciembre de 1992 tuve la oportunidad de visitar el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano en la Habana. Estaba haciendo un curso de idiomas en la Universidad de La Habana. Aún me acuerdo del impacto de Gallego, de Manuel Octavio Gómez, o El brigadista, de Octavio Cortázar. Nosotros, el Grupo Cuba de la Casa del Tercer Mundo Frankfurt, habíamos apoyado en aquel momento proyectos como Taller de la Solidaridad y Container para Cuba”.

Roth no dudó entonces ni un segundo cuando el grupo le solicitó su cooperación. Querían la sala del cine como plataforma de lo que se convertiría en una institución para la región: el Festival Cuba im Film (www.cubafilm.de).

En los primeros años no hubo contactos con el mundo cinematográfico de Cuba. El acceso a las películas se limitaba a los archivos o distribuidores europeos, comenta Andreas Hesse, otro miembro fundador. Pero eso cambió con la participación en el Festival de La Habana, al cual hasta hoy asisten representantes del comité organizador para así hacer la preselección de películas para el festival en Alemania. La exitosa cooperación y el contacto personal con instituciones cubanas —el ICAIC y en especial su Departamento Internacional, el ISA y la EICTV, luego se uniría la Muestra Joven ICAIC—, se convirtieron en factor importante para que el festival ganara esa singularidad que ha mantenido hasta hoy.

La lista de los invitados no puede ser más variada y más renombrada. Ahí figuran,entre otros, Laura de la Uz, Juan Padrón, Juan Carlos Cremata, Eduardo del Llano, Daniel Díaz Torres, Ian Padrón, Gloria Rolando, Alexis Díaz de Villegas, Vladimir Cruz, Jorge Perugorría, Paula Alí, Mirielys Cejas, Fernando Pérez, Héctor Noa, Pavel Giroud, Arturo Arango, Renny Arozarena, Alejandro Gil, Manuel Pérez, Humberto Solás, Luisa María Jiménez, Esteban Insausti, Mirta Ibarra, Luis Alberto García, Humberto Padrón, Pastor Vega...

En 2009 se crea el premio Joven Cine Cubano, que dotado de 500 euros, busca distinguir cortometrajes hechos en Cuba y es otorgado por un jurado de estudiantes de cine de la Hochschule für Gestaltung Offenbach y la Hochschule Darmstadt, pertencientes a la Academia de Cine y Medios del estado de Hesse (Hessische Film- und Medienakademie). Y para 2015 lo recibirá personalmente Juliana Gómez Castañeda, estudiante de la EICTV.

Atrevida, dura, conmovedora, una de las cintas más impactantes producidas en 2014, Conducta, de Ernesto Daranas, será la encargada de inaugurar la vigésima edición de Cuba im Film. Una obra de arte por su excelente fotografía, por la fuerza con que trata el problema social de la marginalidad. Y, entre otros recientes filmes que se exhibirán, están Vestido de novia, de Marilyn Solaya; Omega 3, de Eduardo del Llano y la comedia Contigo pan y cebolla, en la cual Juan Carlos Cremata vuelve a mostrar su trabajo entre teatro y cine.

Otro de los filmes en esta edición de 2015 es la más reciente producción de Fernando Pérez, La pared de las palabras, una poderosa obra sobre la necesidad de comunicación interpersonal, en especial cuando se padece una enfermedad que limita las capacidades comunicativas. Y, además, habrá dos documentales: Melao de caña, del alemán Hans Peter Böffgen, sobre un pueblo cañero cubano del este de la isla; y Canción de barrio, del cubano-guatemalteco Alejandro Ramírez, sobre los conciertos que Silvio Rodríguez realizara en barrios marginales de la capital cubana.

Complemento especial de Cuba im Film es, como ya se ha dicho, la posibilidad de compartir directamente con los artífices del cine, una oportunidad única para el público alemán, que en esta ocasión podrá dialogar con Ernesto Daranas y Marilyn Solaya en la presentación de sus obras, quienes, después de Frankfurt, harán una gira por otras regiones alemanas.

Igualmente habrá discusiones sobre el acontecer de la isla. Si el año pasado el público disfrutó con el agroecológico e investigador Fernando R. Funes-Monzote la conferencia sobre la agricultura ecológica y orgánica en Cuba, en esta oportunidad Cuba im Film ha podido traer al académico Esteban Morales, conocedor de la sociedad cubana y también de las relaciones EE.UU.-Cuba, algo que, como se sabe, ha tenido un giro espectacular desde el 17 de diciembre pasado. Morales ofrecerá una conferencia-charla en la Universidad Johann Wolfgang Goethe de Frankfurt am Main y también presentará en la sala del Filmforum Reembarque, valioso documental de Gloria Rolando sobre las importantes huellas de la emigración haitiana en Cuba.

El equipo de Cuba im Film no solo ha podido extender sus contactos a otros festivales de países vecinos de Alemania, sino también cuenta hoy con un total de diez integrantes volutarios, sin los cuales el festival no sería posible tal como se presenta hoy día. En esto concuerdan los fundadores y la dirección de la sala Filmforum-Höchst. También coinciden en que el calor humano que predomina en los diez días de esa maratón de cine cubano no se lograría sin el apoyo de las instituciones cubanas y principalmente de los cineastas, amigos de los que todo el Cuba im Film está y estará profundamente agradecido.

(7-13/ 05/ 2015)