Grandes maestros: Ridley Scott

Noticia

Al director de cine británico Ridley Scott (30 de noviembre de 1937) le hubiera bastado rodar solo dos películas, Alien y Blade Runner, para ingresar por la puerta grande en la Historia del Cine.

Procedente del campo de la publicidad, donde desarrolló a través de los spots su talento para una impresionante y espectacular visualidad y un sentido de la síntesis narrativa, Scott debutó con Los Duelistas, una joya del cine británico de los setenta en la que su recreación de época y buen gusto visual le aproximan a los mejores filmes de los italianos Visconti o Bolognini. A partir de ese preciso momento el mundo cinematográfico se fijó para siempre en la obra del brillante cineasta, quien acto seguido rodaría Alien, clásico del cine de terror y de todo el cine.

Si George Lucas había demostrado poco antes que los efectos especiales aunados a una peculiar gracia narrativa podrían dar como fruto una saga juvenil de ciencia ficción como la de la Guerra de las Galaxias y hacer popular un género de forma instantánea, Alien reforzó el concepto trasladándolo al campo del cine adulto en lo que sería uno de los mejores thrillers terroríficos de todos los tiempos, poseedor de varias secuelas e imitado y parodiado sin cesar.

Pero por si fuera poco, Scott rodaría a continuación un filme trascendental, un clásico total del cine contemporáneo que ha conocido 5 versiones distintas, Blade Runner (1982). Versión a la pantalla de la novela de Philip K. Dick, Do Androids Dream of Electric Sheep? Blade Runner mostraba una peculiar mezcla de estilos que daban como resultado una impresionante visualidad, una soñada imagen del futuro tan sorprendente, y una historia tan interesante y atractiva junto a conceptos filosóficos que trascendían cualquier filme de la época, que la convirtieron en película de culto desde el mismo momento de su estreno.

Luego vendría un paréntesis con Leyenda, filme de fantasía no totalmente logrado que precederá a Peligro en la noche, cinta en la que Scott da un giro de 180 grados en sus temas habituales para narrar una de las mejores historia de amor del cine contemporáneo en el marco de un thriller policiaco, género este último al que también pertenece su siguiente trabajo, Lluvia Negra, filme correcto de notables actuaciones que precede a la extraordinaria cinta Thelma y Louise, sobresaliente road-movie y una película de formidable puesta en escena que ilustra a la perfección el polémico guion de Callie Khouri, ganador del Oscar. Creo que puede clasificarse la filmografía de Scott en dos secciones, y Thelma y Louise cierra este período 1977-1991 en el que rodara sus obras trascendentales.

A partir de este momento Scott filmará de continuo y se convertirá en el director de filmes épicos por excelencia, de superproducciones de enorme presupuesto que nadie como él sabrá llevar a buen término, especialmente las escenas de masas y batallas. La batalla del bosque en Gladiador, o los combates en El reino de los cielos, Robin Hood o más recientemente en Éxodo… demuestran que nadie como Scott sabe dirigir estos blockbusters épicos y bélicos sin descuidar las sutilezas de sus narraciones.

También ha rodado policiacos como American Gangster o El abogado del crimen, thrillers al estilo de la innecesaria Hannibal o Red de mentiras e incluso hasta una comedia romántica, Un buen año, todo con el formidable oficio y la versatilidad que le caracteriza. Pero el talentoso director no ha dejado de soñar con el género que le dio sus más destacados lauros, la ciencia ficción, y a la esperada precuela de Alien, Prometheus, estrenada en 2012, le seguirán ahora dos filmes del género, The Martian, que se estrena el 25 de noviembre de este año, y la secuela de Promethus, Paradise, que será su próximo filme y se estrena en 2016.

El mundo siempre espera con ansia toda obra de este consagrado creador, del cual le ofrecemos en este ciclo una retrospectiva casi completa de su filmografía que incluye varios cortes del director de estreno en Cuba, entre ellos la versión definitiva de Blade Runner, que preparara el director en 2007.  

Ver toda la programación