El cine cubano ha perdido a uno de sus documentalistas

Noticia

Triste noticia para el cine cubano, el fallecimiento, a los 70 años, del experimentado documentalista Guillermo Centeno.

Con una destacada trayectoria como corresponsal de guerra en Vietnam, Angola, Etiopía y Nicaragua, Guillermo Centeno acumuló en apenas dos décadas de trabajo como camarógrafo y director de fotografía, más de 80 obras entre documental y ficción. Ya en 1984, se inició como guionista y director de cortometrajes, donde sobresalen importantes títulos como Mamá se va a la guerra (1984), Mientras el río pasa (1986), Sueño tangos (1993), Del otro lado del cristal (1995), Montaña de luz (2005), y Cartas de amor (2012), entre muchos otros.

Su filmografía ha recibido premios nacionales otorgados por la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) y la Oficina Católica. En eventos internacionales, ha alcanzado también el premio CEDALC en Trento, Italia; el premio Quijote, de la Federación Internacional de Cine Clubs; el Tatú de Oro, en el Festival de Bahía, Brasil; además de recibir, en dos ocasiones, el Premio Coral del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana.