Los tres filmes cubanos más premiados de 2015

Noticia

Autores: 

A lo largo de 2015, Conducta, de Ernesto Daranas, se confirmó como uno de los filmes cubanos más premiados en toda la historia de nuestro cine. Después de que el Festival de Málaga le entregó la Biznaga de Plata al mejor largometraje en la sección Territorio Latinoamericano, junto con la mejor dirección para Ernesto Daranas, el premio del público y el de la mejor actriz para la malograda Alina Rodríguez. En el Havana Film Festival de New York, ganó el Havana Star Prize a la Mejor Película y el premio a la mejor actriz.


Conducta, de Ernesto Daranas

Además, figuran en el anaquel de Daranas: el premio mexicano Ariel, a la mejor película iberoamericana; el Oro Precolombino de Bogotá; el Goya a la mejor producción iberoamericana; los premios ACE a la mejor actriz (Alina Rodríguez) y actriz de reparto (Silvia Águila), el galardón al Mejor Guion en el Festival Internacional de Cine de Brasilia; la preferencia del público en Lima; el premio a la mejor película de ficción en el Trinidad and Tobago Film Festival, y más recientemente, los premios Platino de Cine Iberoamericano, a los cuales fue nominada como mejor película y director.

Uno de los mayores, más antiguos y respetados festivales de América Latina, el de Gramado (Brasil) entregó sus principales premios Kikito a Venecia, largometraje de ficción de Enrique (Kiki) Álvarez, como culminación a un importante recorrido internacional de la celebrada producción independiente cubana. En este periplo exitoso se incluyen un premio importante de actuación en el festival de Guadalajara (compartido entre las protagonistas Claudia Muñiz, Marianela Pupo y Maribel García Garzón).

En Gramado fueron laureadas, en igualdad de condiciones, las tres actrices protagónicas, quienes hicieron gala en el filme de espontaneidad e improvisación intencionada. Además, el colombiano Nicolás Ordoñez fue reconocido como el mejor fotógrafo del evento, y Kiki Álvarez en la categoría de Mejor Director. La prensa local brasileña catalogó el filme cubano como una producción desconcertante, y muy singular en la media del cine cubano actual en tanto “nos muestra un país que no es el que estamos acostumbrados a ver. Independientemente de su componente sociológica, el filme fue muy elogiado también por el humor y la libertad sexual y de albedrío que manifiestan sus tres protagonistas.

venecia-peli.jpg
Venecia, de Kike Álvarez

Dirigida por el joven Carlos Machado Quintela, y seleccionada para concursar en la competencia principal del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, La Obra del Siglo ganó uno de los premios máximos, el Tiger Award, en el festival de Rotterdam, y más tarde ha sido seleccionada, y a veces premiada, en decenas de festivales internacionales como los que ocurren en Miami, Lima, Trinidad-Tobago y San Sebastián.

El festival internacional de Jerusalén eligió La Obra del Siglo para exhibirla en el segmento de óperas primas, y en la página 123 del catálogo, escrito en hebreo y en inglés, puede leerse que “este drama surrealista con abundante humor negro, describe un mundo que parece congelado en el tiempo. Machado Quintela utiliza una técnica muy singular: el filme está rodado en blanco y negro, pero sus secuencias se entrelazan con material de archivo televisivo en colores, develando el interior de un país muy poco visto en las pantallas de cine israelitas, todo mostrado desde una perspectiva original y refrescante”. La Obra del Siglo recorrió medio mundo de festivales internacionales en países tan distantes como Estados Unidos, Argentina, España, Polonia, Rusia, Japón y Alemania.

Tomado de: Cibercuba.com