“Menos es más”

Noticia

“Menos es más”. Esta frase, acuñada por el gran maestro de la arquitectura moderna, Ludwig Mies van der Rohe, pudiese clasificar la selección de filmes del 37 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano. 

Y es que este año fueron elegidas 30 películas menos que en 2014. Sin embargo, según el presidente del Festival, Iván Giroud, esta edición va a marcar un punto alto en la historia de los festivales por la calidad de las películas.

ver.jpg
Fotograma del spot del Festival

Un total de 444 filmes integran la muestra. De ellos, estarán en concurso 23 largometrajes de ficción, 22 medio y cortometrajes, 21 óperas primas, 36 documentales y 33 animados.

Encargado de inaugurar el Festival, uno de los filmes concursantes en el primer apartado es El clan, del argentino Pablo Trapero. Este largo, ganador del León de Plata en el reciente Festival de Venecia, trata sobre un siniestro clan que se oculta tras la fachada de una familia tradicional para perpetrar sus crímenes. Los actores Guillermo Francella –anfitrión del popular programa Poné a Francella- y Peter Lanzani son los protagonistas.

El séptimo arte nacional estará representado en esta edición por filmes producidos dentro y fuera del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC). Los largos competidores son Cuba libre (Jorge Luis Sánchez), Vuelos prohibidos (Rigoberto López), La Obra del Siglo (Carlos M. Quintela), El acompañante (Pavel Giroud) y La cosa humana (Gerardo Chijona). Las tres últimas tendrán durante el evento su estreno en la Isla.

En ópera prima irán a por el Coral las películas cubanas Bailando con Margot (Arturo Santana), Café amargo (Rigoberto Jiménez), Espejuelos oscuros (Jessica Rodríguez) y Caballos (Fabián Suárez).

Otros títulos de este apartado son Ixcanul y 600 millas. El primero, producción entre Guatemala y Francia dirigida por Jayro Bustamante, fue ganador del Oso de Plata en el Festival de Cine de Berlín. El segundo es una obra de Gabriel Ripstein, hijo del importante director Arturo Ripstein, cuyo filme La calle de la amargura será proyectado en el Festival como parte de la sección Galas.

En medio y cortometraje competirán, entre otros, Tarântula (Aly Muritiba y Marja Calafange, Brasil), Locas perdidas (Ignacio Juricic, Chile), Crespúsculo (Juan Pablo Daranas, Cuba) y En defensa propia (Mariana Arriaga, México).

Los “archivos de horror” de la dictadura de Alfredo Stroessner, el hogar de la infancia y la juventud de la escritora Dulce María Loynaz, los cárteles de la droga mexicana y la desaparición forzada en 2014 de los 43 estudiantes normalistas en Ayotzinapa, México, son temas que podrán conocer los cinéfilos que vean De vida y de muerte, testimonios de la Operación Cóndor (Pedro Chaskel, Chile), Últimos días de una casa (Lourdes de los Santos, Cuba), Cartel land (Matthew Heineman, EE.UU-México) y Ayotzinapa: crónica de un crimen de estado (Xavier Robles, México), documentales que forman parte de la competencia.

En la carrera por el Coral al mejor filme de animación están, entre otros, Fuego (Pablo Penchansky, Argentina), Viaje en la lluvia (Wesley Rodrigues, Brasil), Monster thing (Felipe A. González, Chile) y Las aventuras de Juan Quin Quin (Alexander Rodríguez, Cuba).

El día 3 de diciembre comenzará la cita cinematográfica, una de las más importantes de América Latina. Esperemos, pues, que tanto cineastas como público se nutran de séptimo arte, uno de los pocos alimentos deliciosos cuyo consumo en exceso no hace daño.

(26/ 11-01/12/ 2015)