La cuota de riesgo de Gerardo Chijona

“Hoy día, si me pongo a pensar qué estoy haciendo, me paralizo. Prefiero lanzarme de cabeza al ruedo”. Así introdujo Gerardo Chijona su conversatorio con la prensa este martes, a propósito del próximo estreno nacional de La cosa humana, su más reciente filme.

El director de Adorables mentiras (1991), Perfecto amor equivocado (2004) y Boleto al paraíso (2010), entre otras películas, confesó que cada vez racionaliza menos en el proceso de creación cinematográfica y se ariesga más con la espontaneidad.

Según Chijona, La cosa humana, producida por el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) y Sontrac E.I.R.L. (Perú), es resultado de ello.

La historia nació gracias a Francisco García, quien trabajó junto a Chijona en la escritura de Boleto…, y ahora, en el guion de La cosa humana.

“A Francisco le robaron su casa. Entre los objetos subtraídos estaba un cuento, el cual después resultó ganador en un concurso municipal”.

A partir de ese suceso surgió el proyecto. De ahí y de las ganas que había tenido este realizador de hacer una película donde pudiese meter su “archivo particular de películas, de esas que he visto a lo largo de mi vida”, y que tuviera también como referente la literatura.

A la comedia de Woody Allen, al humor cruel de los hermanos Coen y al cine de mafia de Coppola, entre otros textos, directores y maneras de hacer cinematográficos, asegura Chijona rindió homenaje con su película, una que le resultó difícil por los personajes atípicos que la componen.

“Cuando uno tiene como referente a la vida real, todo es más fácil. En este caso, para que los personajes fueran creíbles los actores debían dar mucho de sí”, apuntó el cineasta.

Un ladrón con ansias de ser escritor; un escritor incapaz de crear un cuento tan bueno como el que le robaron; un mafioso que cita a Tolstói, Martí y Cicerón; y una mujer cuya vida oscila entre su trabajo como militar y poetisa erótica, son algunos de los personajes que tejen la historia de la comedia.

Para interpretarlos, Chijona seleccionó a los actores Héctor Medina, Vladimir Cruz y Enrique Molina, y a la actriz Miriel Cejas, respectivamente. Carlos Enrique Almirante, Amarilis Núñez, Mario Guerra y Paula Alí son otros de los histriones de La cosa humana.

Darle vida a “El suave” fue complejo para Molina. Este mafioso demandó del actor muchos ensayos, aunque, según Molina, a él el gusta ensayar siempre. “Más que gustarme, lo necesito. De hecho, en ocasiones tengo que leerme el guion varias veces para descrubir la película”.

El actor se refirió también al nuevo proyecto que está cocinando Chijona y en el cual participa. Los buenos demonios es su título, y es un guion del fallecido director Daniel Díaz Torres, a quien está dedicada La cosa humana. Su protagonista será Héctor Medina y también repite Vladimir Cruz

“Es una historia que trata sobre los valores de la Revolución cubana vistos a través de tres generaciones”, adelantó luego el realizador.

También asistió al encuentro Paula Alí, cuyo personaje sale en cámara solo pocos minutos. No obstante, para la actriz no existen los personajes pequeños, pues cada uno tiene una responsabilidad en la obra y un mensaje que trasmitir.

“Siempre es bueno trabajar con Chijona, cuyas comedias tienen un trasfondo dramático”.

La cosa humana obtuvo el tercer lugar en la carrera por el Premio de la Popularidad en la 37 edición del Festival de Cine de La Habana. Ello prueba la buena acogida que tuvo por parte del público cubano. Aquellos que no alcanzaron a verla durante la cita cinematográfica podrán hacerlo a partir del 21 de este mes, fecha en que La cosa humana comenzará su recorrido por los cines de la capital.

(14-20/ 01/ 2015)