Dos enamoradas

Autores: 

Cuando se habla en la pantalla de mujeres que se aman, no siempre puede enmarcarse esto dentro del llamado “cine lésbico”, pues ocurre que en no pocos de estos casos se trata de personas heterosexuales (al menos hasta entonces), quienes simplemente se sienten atraídas en determinado momento de sus vidas por alguien del propio sexo.

En Carol (2015), del célebre Todd Haynes (Lejos del cielo), una joven veinteañera, Therese Belivet, empleada en una tienda departamental en Manhattan y aspirante a fotógrafa, sueña con una vida mejor al conocer a Carol Aird, seductora mujer madura atrapada en un conveniente matrimonio sin amor, en el que el marido busca separarla de la custodia respecto a su única y pequeña hija. Una conexión inmediata nace entre ellas, que evoluciona de la inocencia al comprometimiento profundo.

carol.jpg
Carol (2015), de Todd Haynes

Basada en una novela de la famosa Patricia Highsmith —una autora versada en las ambigüedades eróticas, como demuestran otros libros suyos, entre ellos, El talento de Mr. Rippley— la cinta se desarrolla desde una narrativa clásica, a tono con la atmósfera y tiempo que recrea (Estados Unidos, años 50), con una sobriedad y una contención encomiables, lo cual incluye las delicadas y elegantes escenas sexuales.

Ello no impide que el otras veces transgresor Haynes, también morfológicamente hablando (Velvet Goldmine), se permita ciertos planos muy osados desde el punto de vista fílmico (como la superposición sonora de un hit musical de la época, que se emite desde la radio de un carro, a la música incidental que se escucha en primer plano, o encuadres atrevidos que insinúan más de lo que dicen durante el proceso de conocimiento de las protagonistas).

De cualquier modo, lo más valioso de Carol es su propuesta conceptual, mediante esas mujeres que arriesgan todo en sus vidas por ir en pos de la felicidad hasta ahora escamoteada (lo cual nos hace recordar un antecedente ilustre, Thelma y Louise, de Ridley Scott), en medio de una sociedad machista, misógina y homofóbica.

carol2.jpg
Carol (2015), de Todd Haynes

Claro que ello está debidamente respaldado por los principales rubros artísticos, donde a la comentada fotografía, se unen el montaje, la música y la admirable dirección de arte, que recrea con gusto y rigor modas, escenarios y ambientes de la época. Y, por supuesto, por las brillantes actuaciones: Cate Blanchet, la oscarizada por Blue Jasmine (Woody Allen) repite aquí su magnetismo personal más allá de sus dotes histriónicas, que aplican energía y vitalidad a su atormentada mujer ansiosa de liberarse, pero la verdadera revelación ha sido Ronney Mara (premiada nada menos que en Cannes), en perfecta sintonía con la evolución y maduración de su personaje, junto a otros desempeños no menos valiosos (Sarah Paulson, Kile Chandler, Cory Michael, Jake Lacy).

Filme tan sensual y precioso como su historia, Carol convencerá, seguro, a los muchos cineclubistas de Diferente.

Tomado de: Cartelera Cine y Video. No. 124, febrero de 2016.

(11-17/ 02/ 2016)