Clásicos Dr Zhivago y Andrei Rubliov presiden ciclo en la Cinemateca

Noticia

Autores: 

Aunque en realidad casi ninguna de estas películas se vio en Cuba, en 1966, o precisamente a causa de que jamás se proyectaron en su momento, la Cinemateca de Cuba presenta el ciclo El cine medio siglo atrás, dedicado a reprogramar grandes estrenos mundiales del mencionado año.

El ciclo, del miércoles primero al domingo cinco de junio, incluye, como las dos grandes perlas, Doctor Zhivago, producción norteamericana dirigida por David Lean, y adaptación de la novela homónima de Boris Pasternak; y Andrei Rubliov, superproducción soviética que significó el segundo largometraje de Andrei Tarkovski.

Uno de los grandes títulos del cine romántico, con fuerte carga política, es Doctor Zhivago, protagonizado por Omar Sharif y Julie Christie, y considerado uno de los filmes más taquilleros de todos los tiempos. La narración de la película, casi toda en retrospectiva, tiene como marco histórico el tumultuoso período de 1902-1929, que incluyó la primera Guerra Mundial, la revolución rusa de 1917 y la guerra civil, cuando el régimen del zar Nicolás II de Rusia fue derrocado y se estableció la Unión Soviética.

Doctor Zhivago se filmó mayormente en España, pues su contenido ligeramente antisoviético impedía siquiera pensar con que la URSS permitiera el rodaje en su territorio. Y además del tremendo éxito de público, el filme también ganó los premios Oscar correspondientes a Mejor guion adaptado (Robert Bolt), Mejor fotografía (Freddie Young), Mejor banda sonora (Maurice Jarre), Mejor vestuario (Phyllis Dalton) y Mejor dirección artística (John Box, Terence Marsh y Dario Simoni).

Entre las grandes películas históricas soviéticas se contaba el filme dirigido por Andrei Tarkovski, Andréi Rubliov, un poderoso drama filosófico centrado en la imagen del famoso pintor ruso del siglo XV. Vasto panorama y visión apocalíptica sobre la Rusia medieval, y reflexión sobre las relaciones de un artista, pintor de iconos, con su salvaje entorno, el filme está colmado de reflexiones contemporáneas sobre el papel del creador en la sociedad.

Y si bien Andrei Rubliov revolucionó el mundo de las biografías fílmicas dentro y fuera de la Unión Soviéntica, en el país fue engavetada al principio y luego exhibida pobremente en 1967, hasta que fue mostrada en Cannes 69, donde quedó sellado su destino clásico.

“Tarkovski nos dice que el honor del artista está en su libertad, que el artista no conoce otras leyes que su propia conciencia y que debe sufrir por sus ideas, porque, pagando el precio de estos sufrimientos, encontrará la posibilidad de cumplir su misión”, aseguró Jean de Baroncelli en Le Monde, cuando el filme fue estrenado en Francia. Unos cuantos años después fue designada una de las cien mejores películas de la historia del cine.

En el ciclo se programan también otras grandes películas como Who’s Afraid of Virginia Woolf?, Fahrenheit 451, This Property is Condemned y Cul-de-Sac. En el mes de julio la Cinemateca ofrecerá la segunda parte de este notable ciclo.

(2-8/ 06/ 2016)

Tomado de: Cibercuba.com