Dosier homenaje a Sergio Corrieri

¿Quién no lo recuerda sentado en el balcón mirando por el telescopio, escudriñando la ciudad? Todos aquellos que hemos visto Memorias del subdesarrollo llevamos con nosotros la imagen de Sergio Corrieri encarnando a otro Sergio de una manera única. Y aunque este es el filme que siempre nos hace recordarlo, la vida profesional de este hombre fue mucho más allá de la emblemática película de Titón.

El hombre de Maisinicú (Manuel Pérez Paredes, 1973), Cuba 58 (José Miguel García Ascott, 1962), Soy Cuba (Mijail Kalatazov, 1964), Mella (Enrique Pineda Barnet, 1975) y Río Negro (Manuel Pérez Paredes, 1977) son otras de las cintas en las que podemos apreciar la actuación de Corrieri, quien fuera, además, uno de los más importantes actores en la historia del teatro cubano. La fundación de Teatro Estudio junto a Raquel y Vicente Revuelta y la creación del Grupo Teatro Escambray marcan la carrera del actor sobre las tablas.

Con este dosier queremos rendir tributo a este actor en un año que, como asegura el periodista y crítico Joel del Río en uno de los textos que aquí podrá leer, debió ser declarado en Cuba año de homenaje a Sergio Corrieri. El aniversario 80 de su nacimiento, los 10 años de su desaparición física, el aniversario 50 de Memorias del subdesarrollo, el 45 de El hombre de Maisinicú y los 50 años de la fundación del Grupo Teatro Escambray son suficientes razones.

Sergio habla de Sergio
Manuel W. Zayas
He encontrado públicos de Memorias... en Suecia, Chile y hasta en Estados Unidos, los cuales, de alguna manera, se sienten identificados con el dilema del personaje, que en un sentido más profundo y sintético es el de “ser o no ser”. (Leer más)

La película Mella vista por su actor principal
Rolando Pérez Betancourt
Sergio Corrieri, el intelectual vacilante de Memorias del subdesarrollo; el combatiente infiltrado en las bandas contrarrevolucionarias de El hombre de Maisinicú o el histórico y animoso Julio Antonio de Mella es uno de esos hombres que diariamente usted se encuentra en la calle, en la fábrica o en el ómnibus y conversa familiarmente con él lo mismo de pelota que de la última actualidad internacional sin que medie más amistad que el tope casual. (Leer más)

Sergio Corrieri, el arte por la Revolución
Pedro de la Hoz
Cuando se mida la estatura humana de Sergio Corrieri Hernández, muchos recordarán seguramente aquellos versos de Bertolt Brecht, uno de los dramaturgos de su preferencia, en los que se habla de “los que luchan toda la vida”, de “los imprescindibles”. (Leer más)

Un hombre de todos los tiempos
José Luis Estrada Betancourt
A Sergio Corrieri Hernández le gustaba contar que siendo un crío se ponía a mirar, desde Jaimanitas, las luces de La Habana, que entonces le parecían muy remotas. (Leer más)