Humberto Solás

Cámara Azul 2021, una provechosa experiencia desde las redes

Mié, 10/06/2021

Organizar la XIX edición de Cámara Azul, evento dedicado al audiovisual en unas Romerías de Mayo que del 2 al 8 de este mes se caracterizaron principalmente por realizarse desde las plataformas digitales y los medios de comunicación, fue todo un reto, pero también una magnífica experiencia, asegura la joven realizadora y guionista Yailyn Ojeda Grass, al frente del encuentro dedicado al aniversario 80 del natalicio del director, guionista y productor Humberto Solás y los 85 de la CMKO Radio Angulo, y con la perspectiva de género como tema.

Cámara Azul —expresa Ojeda— tiene históricamente sus espacios de exhibición de audiovisuales en salas pequeñas, espacios cerrados y, en las noches, en los parques, principalmente en el Calixto García. Y también momentos de intercambios teóricos con personalidades del cine y la cultura cubana que comparten sus experiencias con los jóvenes realizadores que participan. 

“La idea del Cámara Azul —añade— con esta programación online a través de las redes sociales era mantener esos espacios de exhibición con los materiales que los jóvenes nos enviaron y que respondieron a la temática del evento en su mayoría, y también realizar el encuentro teórico para el intercambio de experiencias en el evento”. 

Uno de los logros de esta edición fue precisamente una curaduría ambiciosa y afectiva que pudo enfrentarse a los contratiempos que impone el propio acceso a las redes. De esta manera pudieron compartirse audiovisuales como Crónica a Solás, del telecentro Gibaravisión; Almuerzo al vestido, cortometraje de Neftalí Pupo Reynaldo, de FAMCA Holguín; El collar, corto de José Ángel Guevara y Laura Irene Hernández Simón, de Ciego de Ávila; Formar ciudad, producción de la AHS y la UNEAC en Santi Spíritus; Hipocampo, corto de animación de Aurora Ofelia y Raúl Cuesta, también de FAMCA Holguín; Azul, La piel del conejo y Mujer arena, de Lisa María Velázquez (EICTV/FNCL); Para…, de Damaris Velz; y Solos, animación de Heidi Calderón, ambas del ISA Holguín; Testimonio de un transformista, de Bernardo Cabrera y Rafael Oramas, de Telecristal; materiales de la serie Memorias 35, de la AHS de Guantánamo; y Q equivoca'o está Maslow, de Frank Lahera, de la AHS en Santiago de Cuba. 

También se realizó el noticiero cultural De Romerías, por Radio Angulo y a través de su sitio web, y se compartieron diferentes podcasts del mismo y cápsulas por los 85 años de la emisora.

Este año el evento se pensó, como las Romerías de Mayo, para las redes sociales, dice Ojeda. “Lo más complejo fue la cuestión de la conectividad. Creamos la página (Cámara Azul-Romerías de Mayo) semanas antes. La publicación tenía una curaduría para que tuviera un alcance y fuera vista por la mayor cantidad de personas posible, que la socialicen y así la página se visibilice… Hay que tener herramientas para manejar las redes sociales. Lo que implica un reto, conocimientos, asesorarse… Esperamos que la gente siga accediendo a ella y visualizando los materiales, pues la página con sus contenidos sigue disponible para todos”. 

El encuentro teórico, por su parte, se realizó desde la plataforma Telegram y contó con los intercambios “Homenaje a Humberto Solás a los 80 años de su natalicio”, con Sergio Benvenuto Solás, sobrino del autor de Lucía y asesor del Festival Internacional de Cine de Gibara, y moderado por quien escribe; “La producción audiovisual desde la perspectiva de género”, con la realizadora Alejandra Rodríguez Segura (Jandri) y la periodista Arletis Saragoza como moderadora; y “Nuevas dinámicas para la producción radial”, con Yusley Izquierdo Sierra, realizador y especialista en el Grupo de Comunicación de Radio Guamá (Pinar del Río), y Dayana Mesa, realizadora de Radio Rebelde y community manager de la AHS.

“Las prácticas en las redes sociales en esta edición marcarán un precedente, un antes y un después en el mismo”, agrega Ojeda. “Las Romerías dejarán de ser un evento solamente presencial, pues hay que pensar en llevar esos contenidos que se exhiban al público también a las redes sociales, se adaptan a ellas; quizá con un equipo trabajando a la par, pues hay un público que sigue el evento a través de esas plataformas. Muchos no pueden dirigirse a la ciudad de Holguín, pero sí pueden vivir las Romerías de manera online”. 

“Cámara Azul nos demostró que las tecnologías pueden ser un reto a la hora de manejar las redes, ubicar los contenidos y posicionar nuestras páginas, y que la gente acuda a ellas y les nazca el interés de unirse. Las redes sociales te permiten llegar a muchísimas partes del mundo, incluso desde tu casa. Aunque el próximo año tengamos la oportunidad de hacer esa fiesta, hay que llevar a la vez las Romerías al medio digital”, concluyó.

(Foto tomada de Cubadebate)