Herida

“Herida”, detrás de la agresividad deportiva

Jue, 01/13/2022

La concepción del héroe en los dramas deportivos suele incurrir en los clisés. Lo que parecen fórmulas expositivas y narrativas de estos relatos de superación personal son reproducciones de cuanto acontece en la vida misma. Por eso, aunque tiendan a ser predecibles, familiarizan sea o no el espectador pelotero, gimnasta, nadador o boxeador, pues, desde destrezas ajenas, la identificación por llegar a una meta, pasando por un duro camino, involucra al instante. Los atletas además son como substitutos de los antiguos dioses. Lo más cercano en la contemporaneidad serían los superhéroes del cine.

La lista de películas sobre boxeadores es extensa. Pero son pocas las que han procurado con satisfacción alejarse de los estereotipos. A veces, por el referente verídico, la historia consigue ser diferente, como Cinderella Man (El luchador, 2005), de Ron Howard, o Toro salvaje (Martin Scorsese, 1980); en otras, se recurre a la fabricación del héroe y este, que ya ha sido boxeador o tiene actitudes, como en Rocky (John G. Avildsen, 1976) y su continuidad, como Million Dollar Baby (Clint Eastwood, 2004), Southpaw (Revancha, 2015), de Antoine Fuqua, y ahora Bruised (Herida, 2021) ―exhibida recientemente en La película del sábado―, de la exmodelo y actriz Halle Berry, pasa las de Caín hasta reconciliar a casi todos como Moisés.

Por ser inhabitual cuando son las mujeres las protagonistas, entonces la llamada de atención es doble tanto por la crítica como por los espectadores más exigentes. A la actriz se le reclama preparación y verosimilitud en su personaje. Lo que no le ha faltado a la bella, carismática y excelente actriz que es Halle Berry. Acaso su peor papel haya sido Catwoman (2004), cuyo director ni quiero recordar.

Berry ha confesado que desde hacía tiempo tenía ganas de dirigir, lo que no encontraba una historia que la motivara como para encarnar ella misma el papel principal. Se dejó convencer por Herida, sobre todo por ese relato que le recuerda cuanto ha pasado en Hollywood: los varios noes que recibió en sus inicios, las ojerizas por el color de su piel y tras alcanzar el premio Óscar por Monster's Ball (Marc Forster, 2001), el independizarse hasta cierto punto de lo que la Academia espera de ella.

Con un guion sencillo de Michelle Rosenfarb, que raya con frecuencia en lo demasiado vulgar de la calle, Herida tiene su mejor acierto en su elenco y en la puesta en escena de las peleas o mejor, de casi la única pelea por la que Jackie Justice (Halle Berry) se prepara para enfrentar a Lady Killer (Valentina Shevchenko).

Tal vez la narración se concentra en una o dos peleas físicas porque colateralmente o de manera sucesiva Justice tiene que enfrentar otras contiendas como la violencia doméstica con su pareja y mánager, Desi (Adan Canto); sus tensiones bien justificadas con su madre, Angel McQueen (Adriane Lenox); la reinserción en su vida de su hijo, Manny (Danny Boyd); y la entrada y salida repentina de lo LGTBQ a través de su vínculo con la también entrenadora Bobbi Buddhakan (Sheila Ati), quien le dice a Justice que, debido a lo que ha pasado, se merece todo lo bueno de este mundo. No obstante se niegue luego la protagonista a seguir con Bobbi, se infiere que el único hombre que estará lo suficientemente cerca en su vida es su hijo. ¿Será en verdad también un drama sobre la maternidad? ¿Habrá tiempo en pantalla para creérnoslo? Daniela Torres cree que sí al afirmar: “Aunque la película aborda problemas de alcoholismo, una relación tóxica y la superación, es la representación de uno de los distintos tipos de maternidad que existe lo que hace de Herida una película muy distinta, y con una visión completamente opuesta, a lo que estamos acostumbrados a ver en el cine”1.

A propósito de otros hombres en su preparación para la gran pelea, el Immaculate de Shamier Anderson hace y sugiere mucho más de lo que le pide la cineasta, mientras el Pops de Stephen Mckinley Henderson es un fantasma en el gimnasio y el ring hasta la etapa final de la pelea con Lady Killer.

Herida, el debut en la dirección de Halle Berry, no es para nada un total desastre, como algunos dicen. De hecho, la actriz sabe llevar bien la batuta en este drama deportivo en el que la derrota es tan significativa como la efímera victoria.

Referencia bibliográfica:

Torres, D. (1.o de diciembre de 2021). ‘Herida’: El poderoso mensaje de maternidad que mandó Halle Berry en la película de Netflix. Sensacine. México. Recuperado de https://www.sensacine.com.mx/noticias-18571840/

(Foto: tomada de Marca)