Ricos y mimados

Mimados y limitados

Vie, 01/14/2022

Hay que reírse viendo cine, pero no debemos quedarnos solo con eso y sin una lección. Precisamente eso me sucedió con Ricos y mimados (2021), comedia francesa dirigida por Nicolas Cuche que estrenó recientemente la revista cinematográfica Arte 7. Esta se centra en el dilema de un padre respecto a sus hijos ninis: jóvenes que ni estudian ni trabajan.

En dicha historia los tres hijos de Francis Bartek, un hombre de negocios, son vagos, caprichosos y fiesteros. No se dedican a nada, excepto a gastar el dinero que el padre ha ganado trabajando muy duro. Entonces, y harto del comportamiento de sus “retoños”, Francis decide engañarlos y decirles que están totalmente arruinados, para así obligarles a hacer lo impensable: ¡trabajar!

El conocido actor, guionista, director y productor galo Gérard Jugnot, quien interpreta al progenitor, dota de interés al resto del reparto conformado por Victor Artus Solaro, Louka Meliava y Camille Lou, del cual destaca solo esta última, quien confiere a su personaje un toque algo diferente.

Y es que aunque es obvio que en Ricos y mimados habría una evolución en los protagonistas, la misma llega demasiado pronto, de forma abrupta y sin que nos la creamos mucho. Como si los roles no fuesen los mismos, aunque el mensaje siguiera ahí, ese de nunca depender ni aprovecharse del resto y salir adelante por nosotros mismos, con nuestros propios esfuerzos.

A su vez, el argumento no es nada nuevo, y todo sigue un cauce más o menos previsible. De hecho, se ha acusado al gigante ―titán para algunos― Netflix de producir un remake casi idéntico del filme mexicano Nosotros los nobles (Gary Alazraki, 2013).

Por otra parte, el tono emotivo del largometraje en cuestión sacrifica lo cómico en varias escenas y apuesta más por la sensibilidad que por el humor, algo que no resulta efectivo en una comedia hecha para toda la familia.

No obstante, la película luce bien, sin mucho que reprochar a la tarea del director. Eso sí, su estructura dramática es débil y el guion apenas brilla, lo que nos impide quedarnos con un buen sabor de boca.

En resumen, que Ricos y mimados tiene más contras que pros. Pero tampoco se puede ser tan duro o decirle que no a este tipo de comedias al uso con el único objetivo de entretener y echar la tarde… y más si la vemos en un aburrido domingo.

(Fotos: tomada de Decine21)