Septiembre custodiado por El acompañante

Comentario

Autores: 

A veces es un misterio el nacimiento de una película, y los modos en que aprende a caminar por las pantallas de su país y el mundo. El acompañante no es excepción. Fue duro su alumbramiento, desde el guion, porque implicaba una investigación seria, complicada. El primer gran estímulo para la gestación de la criatura ocurrió en 2010, cuando el director y guionista Pavel Giroud (La edad de la peseta, Omerta) recibió, de manos del respetable realizador español José Luis Borau, el premio Julio Alejandro de la SGAE, concedido al mejor guion iberoamericano.

Mil arreglos y ajustes, supresiones y adiciones más tarde, pero todavía en la etapa de guion, El acompañante comienza a correr hacia la pantalla luego de ganar el premio a Mejor Proyecto en el Foro de Coproducción del Festival de Cine de San Sebastián, en 2013. Tampoco faltó respaldo mediático y John Hopewell, de la influyente revista norteamericana Variety reconoce por escrito que se trata “de uno de los proyectos de más alto perfil compitiendo en el festival donostiarra”.

Hubo cambio de actores, ajustes de producción y finalmente el filme se estrena mundialmente en la vigésima edición del Festival Internacional de Busán (Corea del Sur) de 2015, pocos días antes de alcanzar su premier en Norteamérica en el Festival Internacional de Chicago. La prensa cinematográfica mundial conoce de la existencia de esta película cubana, y aparecen comentarios elogiosos en varias publicaciones prestigiosas sobre esta historia de la amistad entre un boxeador castigado por doping y un paciente de sida en el Sanatorio Los Cocos, en la Cuba de los años 80.

De este modo, se fue creando, vía noticiosa, enorme expectativa por ver El acompañante, hasta que fue anunciada en la nómina oficial en competencia del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano en La Habana. La película se robó el corazón del público cubano desde su primera proyección en un cine Yara donde apenas cabía el aliento de los espectadores. El cineasta Eduardo del Llano habló de “un drama con un guion de oro, conmovedor, bien actuado y dirigido”, y en Miami, el también realizador Orlando Rojas declaró que “el bien estructurado guion provee la base a Giroud para enfocarse en dos cosas que sabe hacer de maravillas: crear tensión y dirigir actores”.

La andadura europea del filme se confirmó luego de los premios del público en los festivales de Toulouse y Málaga. En Francia, Alain Souchè, de Le 7ème Art, elogia la enorme calidad humana, el sujeto de fuerte connotación social, y asegura que “está notablemente bien escrita, dentro de una vena romántica que manipula la emoción sin caer en melodrama, con toques de humor y de suspenso digno de un thriller”. En España, Javier Tolentino, de Radio 3, escribe que la película de Pavel está “contada con ternura, con belleza, con fuerza, con ironía, con letra pequeña y con mucho poder narrativo”.

Recientemente estrenada comercialmente en Francia, y elegida para representar al cine cubano en la competencia por los premios Oscar y Goya, El acompañante hace gala de un tema universal, tratado con diáfano clasicismo, pero solo el público cubano puede comprender a plenitud su sentido más profundo, las tragedias personales que ilustra, y apreciar en su justo valor el convincente ejercicio interpretativo de sus protagonistas, nuestros compatriotas Armando Miguel Gómez y Yotuel Romero.

Tomado de: Cartelera Cine y Video.